Cómo reducir la tasa de rebote (Parte 1)

Ya hemos visto en esta otra entrada qué es la tasa de rebote, cómo podemos medirla y en qué afecta a nuestra página. De forma resumida: es el porcentaje de usuarios que entran a tu web y la abandonan sin realizar ninguna interacción. Un alto porcentaje de rebote perjudica al posicionamiento de tu página en buscadores, además de hacerte perder dinero en el caso de que tengas una campaña activa.

En este post vamos a ver cómo podemos reducir el porcentaje de rebote sin contratar un diseñador web.

· Hacer que el usuario se sienta cómodo

Para diseñar una web que no solo atraiga a los usuarios, si no que los invite a quedarse, no solo necesitas un buen contenido, también una estructura cómoda y que no agobie al visitante. Debes evitar los carteles emergentes, avisos de cookies invasivos, etc. Cualquier elemento de tu página que agobie al usuario, va a aumentar tu tasa de rebote, perjudicando tu posicionamiento SEO.

No te preocupes porque tiene muy fácil solución, sin la necesidad de contratar un diseñador web. Simplemente configura las herramientas y plugins que estés utilizando para dichos carteles. Por ejemplo: si tienes un plugin para mostrar un aviso de cookies o política de privacidad, configúralo para que salga un pequeño cartel compatible con la navegación, en vez de uno invasivo que impida navegar al usuario hasta que las acepta. En el resto de pop ups sería lo mismo: en el caso de tener una newsletter, puedes avisar a los usuarios con un pequeño bloque fijo en un lateral de la página, o un pop up que no bloquee la navegación.

La pega de esto, es que va a haber usuarios que no acepten las cookies, por lo que no vas a poder realizar un seguimiento de todos los visitantes de tu web. Aquí tendrás que decidir tú cuál es tu prioridad. Yo te aconsejo que realices una prueba A/B, es decir, una semana con un aviso invasivo y otra semana con un pequeño cartel en la parte inferior de la página.

· Ser atractivo, pero no demasiado

Está claro que quieres atraer a nuevos usuarios a tu página y tener más tráfico, es lo que queremos todos. Pero esto puede ser un arma de doble filo. Aquí es donde entran las meta descripciones y todo lo que un blog conlleva. Está bien atraer visitantes nuevos con un contenido atractivo. Ya sea en tu blog a través de entradas o con el contenido principal de tu página, pero también tiene su desventaja.

Si en tu contenido eres demasiado ambiguo o, directamente, pones títulos y descripciones que luego no corresponden con lo que realmente cuentas u ofreces, tendrás un problema de SEO. Vas a atraer más usuarios, sí, pero esos usuarios verán que no encuentran lo que buscan y se irán nada más entrar. Esto aumentará tu tasa de rebote y afectara negativamente al posicionamiento de tu web.

La clave está en encontrar un término medio. En ser atractivo pero no demasiado, sin engañar ni sorprender a los que entren en tu sitio web. Tienen que leer un título que les atraiga y, cuando entren en la web, encontrar lo que andaban buscando. Este apartado puede resumirse en que no debes engañar a tus visitantes con tu contenido porque solo te va a perjudicar a ti.

· Reducir el tiempo de carga

Está claro que cuando alguien entra en una página web que no conoce, tiene más posibilidades de abandonarla sin interactuar que cuando visita una web que ya ha visto antes. Aquí entra el tiempo de carga. A todos nos pasa que vamos a ver un nuevo sitio web y, que si tarda mucho en cargar, la abandonamos sin siquiera haber visto su contenido (ya que no ha cargado). Esto se intensifica más todavía cuando estás buscando contratar un servicio. Si lo que buscas es un Coach pero no has decidido a quién contratar, no tienes confianza con ninguno todavía. No vas a tener paciencia para esperar que una web cargue en más de 10 segundos, porque quieres comparar distintos Coaches y elegir a uno. Quiero dejar claro este punto porque no es lo mismo cuando ya sabes a quién vas a contratar. En ese caso ya tienes confianza y la decisión tomada, por lo que el tiempo de carga no influye, ni de lejos, lo mismo.

Cuanto antes cargue tu página, menor va a ser tu tasa de rebote. Dependiendo de la web, puedes tener unos elementos u otros que ralenticen la carga de la misma. Pueden ser cosas simples como el propio contenido multimedia: fotos que pesan demasiado o con formatos anticuados, contenidos mal optimizados, etc. A veces (casi siempre) es más complicado que eso. Por optimizar tus imágenes no vas a conseguir que tu web entera esté optimizada. Tienes que tener en cuenta otros factores como el orden de carga, los plugins, lazy loading, el tiempo de respuesta del servidor, el renderizado, etc. Te recomiendo echarle un ojo a esta página para ver cuál es el tiempo de carga de tu sitio web, los elementos que ralentizan la página y cómo puedes solucionarlos. Puedes comprobar cada página de tu web, ya que no solo importa la de inicio. Si no optimizas tu web al completo, tus visitantes se irán si no es desde inicio, desde otra página.

El tiempo de carga es algo más complicado aunque a la vez simple. Es una de las partes más técnicas que ayudan a reducir la tasa de rebote. Por eso es recomendable contratar a un diseñador web si tú no dispones de la formación necesaria. En la web que he enlazado antes puedes revisar al completo tu sitio, pero necesitas conocimientos técnicos para rediseñar y optimizar tu web. Como siempre te recomiendo que no cambies nada de lo que estés seguro, ya que pueden surgir problemas más graves como perder tu propia web.

close

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Regístrate a mi newsletter para no perderte nada!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario