Cómo reducir la tasa de rebote (Parte 2)

Como hemos visto en esta entrada, hay muchas formas de reducir la tasa de rebote. En este post vamos a ver otras maneras de conseguir una baja tasa de rebote, un factor muy importante en el diseño de páginas web.

De nuevo, lo explicaré de forma que no necesites ser un diseñador web para aplicarlo en tu página. Aunque siempre tienes la opción de contratar un diseñador web, sobre todo en los cambios más técnicos y peligrosos, que podrían perjudicar tu sitio web.

Recordemos que una visita de rebote tiene una duración de 0 segundos. Si un usuario entra en tu página, está 10 minutos y la abandona sin ir a otra parte de tu web, contará como una visita de 0 segundos. Aunque ya hablaremos de cómo Google Analytics lo mide exactamente.

· Invitar al usuario a interactuar

Para que una visita no sea de rebote, tiene que haber una interacción. Para ello no solo te sirve el menú de la página, tienes que invitar a tus potenciales clientes a navegar por tu web. Esto se consigue con botones y llamadas de acción.

Un ejemplo es un botón que lleve al usuario a la página de contacto de tu sitio web. Es importante que, a la hora de hacer una página web, tengas en cuenta tanto lo visual como la comodidad. Las llamadas a la acción tienen que ser visibles y estar bien estructurados. No puedes llenar tu página de botones por todas partes, tiene que tener sentido y coherencia. Si produce agobio, solo vas a conseguir aumentar el porcentaje de rebote, perjudicando tu posicionamiento SEO.

También puedes crear enlaces a tus mejores entradas, ya que tu blog es parte de tu web. Esto contaría como interacción y, no solo te conocería más el cliente potencial, si no que ya sería una visita de mayor valor, sin ser de rebote.

· Enlaces externos: siempre en nueva pestaña

Por la misma razón que el punto anterior, es importante que los enlaces a otras páginas se abran en una nueva pestaña. Si no es así, el usuario saldrá de tu web para entrar en otra página distinta. Si esto lo hace el usuario antes de hacer una interacción en tu web, contará como visita de rebote, ya que está abandonando tu sitio web sin navegar por ella.

Además, es más cómodo para el usuario el no tener que volver atrás si quiere volver a tu web. Y ya sabemos que cualquier cosa por tonta que sea puede echar hacia atrás a un visitante. Hay que proporcionarle una visita lo más cómoda y fluida posible.

· Creación de contenido: cuida tu blog

Este es un punto muy básico que seguramente ya habréis oído en otras páginas de posicionamiento web o diseño web. Incluso en otras entradas que hablan sobre cómo crear un blog. Pero no por ello iba a dejarlo a un lado.

Hay muchas cosas que pueden causar el abandono de un usuario. Entre ellas se encuentra un contenido poco cuidado. Debes tener un blog que renueve su contenido cada cierto tiempo y un diseño que no este anticuado. Las tendencias en diseño web cambian ligeramente con el tiempo. Es buena idea adaptarse a ellos o hacer un diseño que sepas que va a ser visual durante años.

Dentro del contenido, debe ser coherente y útil. Con coherente me refiero a que esté relacionado contigo o tu negocio. No puedes tener una página web de coaching y hablar de repostería. Quien entre en tu web quiere conocerte como coach. Si ve que tu contenido no tiene sentido, va a abandonarla muy rápido. Ocurre lo mismo de la forma contraria: si un usuario entra a tu página por una entrada que no tiene relación contigo, no va a querer ver más de tu página, ya que no tiene ninguna relación con la entrada.

Un contenido útil es aquel que aporta algo al usuario. Tienes que en primer lugar atraerlos hacia tu contenido y, en segundo lugar, invitarlos a quedarse. Si atraes a muchos usuarios que al ver tu contenido completo abandonan tu página, solo vas a aumentar tu tasa de rebote y, de nuevo, a perjudicar tu posicionamiento web. La clave es ser honesto y realista. No vender humo ni atraer usuarios de forma engañosa. Teniendo esto claro, tu contenido tiene que aportarle al usuario lo que está buscando, cumplir con lo prometido. Si tienes una entrada llamada “Cómo hacer que mi hijo me escuche”, el contenido de dicha entrada debe ser útil para un padre o madre que tenga ese problema del que hablas. Es mejor escribir poco contenido provechoso que mucho contenido engañoso e inservible.

close

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Regístrate a mi newsletter para no perderte nada!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario